Casa Ambrosoni, 143 años de historia, San Antonio.

la pasada semana visitamos la localidad de San Antonio nos entrevistamos con Rully Palacios, en  uno de los lugares donde la historia nos inunda de relatos, la Casa Ambrosoni   lugar emblemático que, a fines del siglo XIX y principios del XX forjaron el desarrollo de la zona y el departamento, el mismo lugar que hoy  tiene 143 años. Por ahí pasa gran parte de la historia del Uruguay de ayer , del ferrocarril, la locomotora, pero sobre todo la cantidad de trabajadores quienes tenían como únicas herramientas sus manos,  y el talento para aprender desarrollando un oficio.

Rully Palacios con una vida cargada de sacrificio y trabajo y en cada uno de sus años una historia atrapante e irrepetible quien con vos calma y firme nos dice” tantos años han pasado que tiene muchas historia, el abuelo contaba que llegaron a trabajar doscientas personas”, un comercio de ramos generales en donde se producía la mayoría de los artículos “hubo panadería, se fabricaba fideos, dulces, vino,  y hasta un  surtidor de nafta  que era de bombeo”. Rully  práctica  en todo lo que vivió y/o escucho de sus abuelos relata  momentos que se convirtieron en históricos” Acá se trabajaba mucho con el tren porque se vendía mucho para el Norte, también el tren nocturno, y el motocar que iba a las termas, se viajaba muchísimo en tren porque los caminos no estaban tan buenos, eran más baratos también el motocar o el tren”.

El hoy por hoy hotel Casa Ambrosoni era un comercio de ramos generales donde se vendía de todo lo que se pudiese encontrar en la ciudad, además tenia sucursales en diferentes lugares del interior rural, era tanto el movimiento económico que el comercio emitía bonos, los que eran como los cheques, esos bonos circulaba en Salto y cada quince días el contador del comercio  viajaba a la ciudad retiraba los bonos de los comercios y pagaba el valor de los mismos manifestó Rully Palacios.

Cuando llego su bisabuelo de Italia, en esa época los inmigrantes eran destinados por el gobierno y a él le toco acá,  expresó la entrevistada, al llegar hicieron un pequeño comercio y una casa, para después construir el edificio donde  está el hotel en este momento, esa construcción llevo diez años para su edificación, no era como ahora que viene la maquinaria y se hace rápidamente, antiguamente se dinamitaba se sacaba las piedras y se retiraba con cadenas y caballos les narró su abuelo.

Una de las tantas historias atrapantes es la del túnel “Se construyo en la épocas de la guerras, ahí, el abuelo contaba que Garibaldi estuvo dos o tres días en la batalla de San Antonio, en su segunda venida al aparecer la había gente que lo quería matar m entonces lo tuvieron dos  tres días en el túnel e hicieron correr la voz de que Garibaldi se había ido, entonces al poco tiempo se tranquilizo, y Garibaldi se fue otra vez para Italia. En 1904 cuando la guerra de blancos y colorados , en la casa eran todos colorados, y Aparicio Saravia con su gente un poco más alejado y había miedo que atacar la casa, pero no paso nada la casa siempre fue muy respetada. Para concluir la entrevistada nos dijo “al final del túnel había un hombre a caballo por si se generaba algún problema, había un persona que ayudaría, pero nunca se necesito”. Una historia que, indudablemente es  conocida por  varios salteños cargados de experiencia de vida, algunos la escucharon de sus antecesores, nosotros consumimos abundantes relatos de un gran segmento de nuestra historia.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.