“EL ÑATO HUIDOBRO ESTARÁ SENTADO A LA DERECHA DE LUCIFER , LUGAR QUE TENIA SU ADORADO DANTE PARA LOS TRAIDORES””

El pasado miércoles  16 DE JUNIO culminó el ciclo “LA OTRA CAMPANA “que se emitía  en el programa Cero Estrés por Radio Turística de Salto AM 1410 programa conducido por Pedro Rodríguez con Héctor Amodio Pérez.

Una fuerte y emotiva despedida, la que motivo innumerables mensajes y llamados al culminar su “Hasta Pronto”  últimas palabras del distinguido panelista de los días miércoles a las 10 de la mañana.

Héctor Amodio Pérez relató durante varios meses su versión de la historia del MLN, la cual fue seguida por los salteños como una serial de tipo policial, cada vez más atrapante, con relatos y documentos que testificaban cada palabra expresada.

En este lapso intentamos enfrentar para  intercambiar con Amodio a  personas  que lo señalaron y,  calificaron de diferentes maneras al ex guerrillero,   sin  éxito.  La  historia oficial del MLN  fue sólidamente desmentida  por Héctor Amodio Pérez  logrando promover e imponer  con éxito  el relato   de la falsa historia.

El ex integrante del MLN (Movimiento de Liberación Nacional) comenzó diciendo “Hoy es 16 de junio, la fecha que me había fijado para dar fin a estas charlas que Radio Turística me ha ofrecido.

Es el final de una etapa. Hasta ahora he actuado más llevado por las circunstancias que me rodearon que por mi propia voluntad. No me arrepiento, aunque tengo que reconocer que no ha sido fácil”.

NECESITO UN TIEMPO DE REFLEXIÓN

Pero si hace 30 o 40 años me hubiesen dicho que en algún momento de mi vida iba a conseguir parte de lo logrado desde mi vuelta en el 2015 hasta hoy, no lo habría creído.

Necesito un alto, un tiempo de reflexión para resolver una serie de cosas que por las mismas circunstancias vividas las he resuelto mal, o sencillamente están sin resolverse.

No es un abandono. Podría darme por satisfecho con lo conseguido, pero quienes me conocieron y me conocen saben que soy inconformista conmigo mismo y que creo que todavía puedo hacer algo más para revertir la falsa historia de este Uruguay al que en 1973, al cruzar la frontera, juré que nunca más volvería, momento en que también decidí dejar atrás todo lo pasado y dedicar el resto de mi vida a mi compañera y al hijo que estaba en camino.

NO PUDE CUMPLIR LO QUE ME HABÍA PROMETIDO

Dice el refrán que el hombre propone y dios dispone. Yo podría creer que es así, creyendo que no pude cumplir lo que me había prometido por decisión divina y que todo lo que hice hasta hoy no ha sido por mi propia voluntad sino respondiendo a una voluntad superior a la mía. Otros dirán que es el destino que tenemos fijado.

Según estas dos visiones deberíamos conformarnos con lo que la vida nos brinda, para bien y para mal y no tratar de modificar nada, ya que sería inútil.

Como no creo en ninguna de las dos, he actuado siempre de la forma que creí que debía hacerlo. He aceptado y tratado de corregir mis errores y no me he creído demasiado los aciertos, aunque soy consciente que aciertos y errores tuve en abundancia.

 

No hago cómplices de la falsificación de la historia a toda la militancia del MLN

Y hablando de errores no quiero dejar de mencionar uno que varios compañeros actuales me han señalado. Digo compañeros actuales aunque lo fueron también en aquellos años en que creíamos que podíamos cambiar el mundo, pero entonces no nos conocimos y sí nos conocemos ahora.

Por el sentido y el tono de mis palabras en la audición pasada, se puede creer o pensar que yo hago cómplices de la falsificación de la historia a toda la militancia del MLN que se tragó la historia de la traición, y no es así.

Yo me refiero a los que fueron conscientes de la mentira, porque o bien participaron directamente o la consintieron para que sus conductas no fueran cuestionadas. Todos se salvaban si teníamos un culpable, y ya no era necesario analizar nada más.

Reconozco que mis palabras no fueron todo lo adecuadas que pretendieron y les pido disculpas a ellos.

Al resto, a quienes se acomodaron como ministros, diputados y senadores e incluso presidentes habiendo hecho lo que se dice que hice yo pero que nunca pudieron demostrar, los seguiré tratando con el mismo desprecio que se merecen.

Y a los que les hicieron coro, a los historiadores y escribidores que citándose unos a otros pretendieron darle veracidad a una mentira que no resistía el menor análisis y que hasta hoy han dado la callada por respuesta cuando he dicho públicamente dónde se contradicen y en dónde mienten, a esos ignorantes que me reprocharon que dijera en Palabra de Amodio que la cárcel la había entregado Wassen y no yo, aduciendo que Wassen estaba muerto y no se podía defender e ignoraban que lo mismo había dicho Sanguinetti y el mismo Marenales muchos años antes que yo, a los que se rieron del debate con Fassano porque dijeron que no entendían nada, sin darse cuenta que no entendían porque son ignorantes de la historia, a todos esos les pregunto:

¿En estos años que llevo viviendo en Uruguay, llamándolos falsarios y mentirosos a algunos y a otros simplemente alcahuetes, es tan grande su cobardía que ninguno se ha atrevido a negarme, a demostrar que miento? Sé que alguno estuvo llamando a antiguos militares tratando de averiguar qué cosas había entregado yo y otros se han negado a hablar con esos mismos militares para que les desmintieran cosas que ellos dicen sin fundamento, pero poco más. La callada por respuesta es la tónica general.

AGRADECIMIENTO

No quiero decirles hasta pronto sin agradecer a todos los que de una forma u otra me ayudaron en estos años del retorno. A todos los que me dieron su apoyo, no solo moral sino económico.

A Jorge Rossi Rebufello y Sergio Lamanna, que fueron los dos primeros ex tupas que se acercaron, a Nery Pinatto, en su doble vertiente de apoyo moral y en lo económico, a Ruben Sánchez, a Postaporteña, a Alvaro Diez de Medina, José Ripoll, Alvaro Alfonso,  Juan José Serrés Montebello, recientemente fallecido, a Edgardo Martirena, a Palacio Gadea, a Miguel Nogueira y a usted, Pedro Rodríguez, a Diego Burgueño y Sergio Molaguero y a través de ellos a los familiares de las víctimas, a los profesores Pablo Romero García y Sergio Echeto, a Pablo Abdala, a Javier Bonilla y Sergio Gulla, al ex fiscal Enrique Viana, a Gustavo Salle, a los senadores Tabaré Viera y Eduardo Lust, a Julio María Sanguinetti y a los ex alumnos del profesor Acosta y Lara que me llamaron para charlar hace ya un tiempo, mi más profundo agradecimiento. Soy consciente de que dejo algunos nombres en el camino.

EN ESTA BOCA ES MI HICIERON TRAMPAS

Dejo deliberadamente fuera a otros que se acercaron para conocer al bicho raro que abandonaba el primer mundo para dar una batalla que ellos daban por perdida de antemano y que luego se sometieron al corporativismo para llamar a silencio a quien se había atrevido a decir que En esta boca es mía le hicieron trampas.

Y a todos los que de pronto dejaron de llamarme para pedirme datos o aclaraciones de cosas que estaban en la vuelta y ellos no entendían, a los que me pidieron que les hiciera de intermediario para conseguir entrevistas, a los que me convocaron para sus programas y luego se arrepintieron, a los que convocaron a sus programas a quienes se hacían eco de la mentira oficial y que nunca se atrevieron a llamarme, que sepan que no los olvido.

Como tampoco olvidaré a Julia Staricco, la jueza que me procesó para llegar a Crimen Organizado y encajonó el escrito de mi defensa sobre la amnistía, ni a la fiscal Stella Llorente que dio una conferencia de prensa en la puerta del juzgado para anunciar su pedido de procesamiento y lo que quería era mostrar el relleno de sus tetas y que antes le dijo a un testigo cómo tenía que responder.

Y a los que me hicieron pasar buenos ratos, a Petinatti, al Juanchi y a su socio en El Espectador y muy especialmente a la patota de La mesa de los galanes, les doy las gracias por haberme permitido demostrar que algo de humor todavía me queda.

EL ÑATO FERNÁNDEZ HUIDOBRO ESTARÁ  SENTADO A LA DERECHA DEL MISMO LUCIFER

Y para finalizar, un recuerdo muy especial para el Ñato Fernández Huidobro, ese mariscal de las derrotas, porque sin su sagacidad, tantas veces demostrada yo no podría haber conseguido nada de nada. Sin su afilada lengua y su mucho más afilada pluma el presidente del tribunal de apelaciones no me habría llamado felón en el mismo auto en que declaraba que mi procesamiento no se ajustaba a Derecho ni él se habría desmentido a sí mismo en Memorias de insurgencia.

Muchas veces me auguraste mi llegada al infierno, el lugar que tu admirado Dante tenía reservado a los traidores. Si así fuera, seguro que ya estarás en él, sentado a la derecha del mismo Lucifer. Si Ancap siguiera fabricando Espinillar me tomaba una por tu eterno descanso.

Esto es lo que quería decir como balance de este fin de etapa. La próxima, la que se inicia una vez que apague mi computadora, será otra cosa. Pero que será, será.

Amodio quiero que sepa que ha prestigiado este programa y la radio, también quiero que sepa que tuvo una audiencia importante, interesante, significativa en el departamento y, que lo han seguido en cada detalle en cada palabra que ha dicho, porque lo escuchamos en los comentarios en en diferentes lugares que frecuentamos.

Créame que la mayoría de estas  personas se desengañaron de la historia oficial o por lo menos comenzaron a opinar de la falsa historia, usted con su aporte a contribuido “abrir cabezas”  y lo que me queda es agradecerle y manifestar si esto es hasta siempre, un abrazo a la distancia y le deseo lo mejor.

Yo le agradezco muchísimo la oportunidad que me dio y, le agradezco a la audiencia, yo se que lo que usted me dice tengo que creerlo porque me lo han dicho ya varias personas, lo que pasa es que yo me resisto a creer que he conseguido tanto como me dicen porque realmente es tanto lo que me ha costado que, a veces me cuesta creerlo, pero es un hasta pronto, es un hasta pronto.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.