La canción del Camionero y el recuerdo del murguero

Por : CARLOS MARÍA CATTANI
CAMACA
La canción del “Camionero” de Roberto Carlos la había escuchado muchas veces sin prestarle mucha atención, la verdad, me gustaban otras canciones del cantante brasileño, pero hasta aquel invierno de 1987, era la única versión que conocía de ese tema.
Una noche, mientras preparábamos el carnaval de invierno de 1987, en un alto del ensayo, ya tirando para el lado del guiso a degustar, como siempre, Tachuela Garcia hacia magias con el redoblante, y asu lado se sienta Ramón Sosa, le pide que lo acompañe y comienza a cantar en versión murguera la canción del “Camionero”, Ramón le daba un tono medio tropical también. me asombró y me gustó el tema, y mucho de los presentes lo terminamos tarareando.
Aún me parece verlo a Ramón mover la cabeza como peinando un centro hacia atrás y aferrado con sus dos manos a la silla, como si fuera un vehículo pronto a levantar vuelo, y lo hacia, con la magia de su voz.
“Cada dia por la carretera/ noche madrugada entera/y mi amor aumenta mas.
Por que pienso en ella en camino/ imagino su cariño/ y todo el dia en que ya me da
la nostalgia viene hablar con migo/ con la radio yo consigo espantar la soledad”.
El Ruben toma el bombo y acompaña, a esa altura todos estábamos fascinado con la canción y con la versión de Ramón. El otro Ramón, Nicola, ensayaba pasos murgueros y medios cumbiancheros.
Cuando termina de cantar le pregunto si era versión propia de la canción y me respondió, “es de La Borinquen, yo la hice medio murguera ahora, pero es la que canta la Borinquen”. Me mira, y con mucha picardía, me pregunta, ¿nunca la escuchaste en La Bámbola?.
Me gusta mas tu versión.- Le dije, y agregué- ta’ lindo para ponerle letra.
Esa noche el Ruben (Milán) me llevó en su moto a casa, y cuando paramos en la esquina, como siempre, comversamos un rato. Le comenté que estaba bueno utilizar la melodia del Camionero tal como la había hecho Ramón. Ruben me dijo, “Carlos, ya me trajiste como diez canciones, dejá esa melodía para el repertorio del carnaval que viene (1988).
Nos despedimos y yo recordé, como recuerdo ahora, a Ramón, cerrando los ojos como lo hacia siempre que cantaba,…”Yo seeee yei yei/ voy corriendo en busca de ella/ corazon tan disparado /pero yo voy con cuidado/no me arriesgo en marcha suelta…”
Este viernes de enero de 2016 que se presenta en Salto Sonora Borinquen, y al haber escuchado, zapping mediante, como hago siempre “Camionero”, por esta agrupación…La Borinquen, como decía Ramón, recordé lo sucedido hace 29 años.
AQUEL MURGUERO
A Ramón Sosa, una de las más cálidas voces que ha tenido el carnaval salteño en los últimos 30 años, lo conocí en el año 1984, cuando en la planta alta del Club Salto Uruguay cuando participó junto a Darío Figueroa de las eliminatorias departamentales del “3er. Festival de La Paz” que se iba a realizar en Canelones.
En realidad, primero escuché su voz junto a Darío, en el Dúo Oriental, porque yo estaba en la portería, abajo, y escuchaba a los participantes, no los veía. Esa noche me sorprendió el dúo y me sorprendía que sonara una sola guitarra, el que tocaba era Darío, Ramón no sabía tocar.
El dúo clasificó junto a otros dos dúos salteños, Rappetti-Méndez, Enmennegger – Prantl. En la ciudad de La Paz vivimos un festival de maravilla y con festejo salteño porque Julio Rapetti y Lina Méndez ganaron en categoría dúos y también mejor canción, una obra maestra de julio Rapetti.
La convivencia fue buena y profundizamos nuestra amistad, que se hizo cotidiana en peñas que brotaban como hongos, y en las noches del Entrevero, aquella mítica parrilla de Brasil y Córdoba.
En 1985 se dio una invitación para ir al primer Festival del Reencuentro Democrático, en la Semana de Turismo en la ciudad de Treinta y Tres, un festival junto al Olimar Formamos el conjunto “Reencuentro” integrado por Ramón Sosa, Ramón Lanzieri, Ruben Milán, Dario Figueroa, y yo que aporte una letra sobre melodia de Darío Figueroa.
Logramos el segundo puesto en ese festival y ya de regreso a Salto, volvimos con la idea de formar un murga, corría el año 1985. Tardamos un año en concretarla, pero a mediados de 1986, Falta la Papa nos reunía en un sueño, el sueño de cantar, y un sueño que fue más hermoso de lo que cualquiera de nosotros pudiera imaginar con aquel boom que fue el carnaval de 1987., pero esta es otra historia….

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.