“Más de 500.000 mil dólares mensuales pagan los salteños por los cargos ingresados en la administración de Andrés Lima”.

En los últimos meses se viene discutiendo en todo el país varios temas que, fueron banderas históricas de la antigua izquierda en el Uruguay, donde la austeridad, trasparencia, nepotismo, acomodo, las persecuciones ideológicas eran mala palabra para el FA.

Hoy le agregamos también el amarillismo sindical o  sindicato vertical  que, siendo creados o controlados por los empleadores, responden a los intereses de estos antes que a los de los trabajadores,  ellos eran duramente cuestionados por lo viejos sindicalistas  y hasta expulsados de las centrales sindicales.

El caso más claro de la izquierda que, no es izquierda,  es Salto, en donde los trabajadores pasan a ser objetos o rehenes de la militancia política, los sindicalistas dóciles ante el patrón, con permanentes puestas en escenas  para no perder credibilidad y por ende los privilegios.

Los trabajadores más desprotegidos que nunca, funcionarios municipales  serenos que aun no les pagan el 20 o/o de la nocturnidad, perdida de beneficios e incumplimientos con banco de seguros y financieras, ante el silencio de los defensores de trabajadores.

La austerididad fue siempre la bandera de lucha , donde se divirtió la izquierda uruguaya criticando los  suculentos sueldos de los políticos, inaceptable para la clase obrera e inadmisible para los políticos de izquierda.

Hoy, nuestra realidad dice que, el intendente de Salto gana 10.000 U$S y si sumamos   todos los nuevos cargos,  la intendencia pagaría  más de 500.000 U$S mensualmente de sueldos.

Entonces a donde ha llegado la izquierda de Salto, cuales son los argumentos que le dice a los ciudadanos. Justificar un error con otro?. O pagando un millón de dólares a medios de comunicación.

Despilfarrando dineros del pueblo, con casi dos mil funcionarios en su plantilla,   contratando a personal del ejército para recoger las podas, tercerizando el arreglo de las calles, trabajo que, históricamente lo realizaron los municipales en gobiernos blancos y colorados o privatizando la costanera.

El triste final de la historia, siempre contra los pobres, los más necesitados los que no tienen posibilidades, aquellos que tienen riesgo nutricional crónico que,  esperen el final de la vuelta ciclista porque… no hay leche en polvo…pero le informaremos por todos los medios cuando llegue…

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.