TODO LO QUE ESTÁ MAL, IRÁ PEOR (Murphy)

La inseguridad nuestra de cada día…
Por Nery Pinatto
El SISTEMA NACIONAL DE CÁRCELES, pomposa y ridículamente llamado INSTITUTO NACIONAL DE REHABILITACIÓN (INR) por el gobierno frentista (fiel a la postura tradicional de la izquierda de darle nombres grandilocuentes a las cosas que poco y nada tienen que ver con su acción real) nos cuesta más de 300 millones de dólares por año el mantenerlo.

Se inscribe en la idiosincrasia nuestra de pagar muy bien para que el estado nos devuelva un muy mal y caro servicio, ante nuestra total pasividad. Pasa en todo: las mal llamadas “empresas públicas”, educación, salud, el gasto global del estado, etc.

Pero en este caso, es aún más grave, pues es un caso de vida o muerte, literalmente.
Veamos: en la actualidad hay unos 11.000 detenidos, e ingresan al sistema unos 1.000 por año, de los que egresan (ya que de “Instituto” hablamos) unos 500. De esos 500 que vuelven a las calles libremente, un 77% (según datos del Comisionado Parlamentario para las Cárceles Miguel Petit) reincide en su conducta criminal.
Es decir que el tan mentado INSTITUTO NACIONAL DE REHABILITACIÓN, que nos cuesta más de 300 millones de dólares por año, en realidad “especializa” en su conducta criminal a casi 400 ladrones y asesinos cada año para que nos roben y nos maten aún más de lo que lo hacían antes de pasar por sus “aulas”, que en realidad son un infierno que empeora aún más sus conductas criminales.
Es el sumun de la criminalidad estatal, mucho peor que todo el resto de sus falencias: no solo nos expolia permanentemente especialmente a nivel de nuestra economía y calidad de vida, sino que especializa a los criminales para robarnos y matarnos pagos por nosotros mismos!
Puede haber algo más terrible que saber que estamos pagando un sistema que especializa a personas para robarnos y matarnos?
Está claro que se necesita urgente un cambio de situación. LAS CÁRCELES DEBEN SER REHABILITADORAS REALMENTE. Debería ser un gran debate nacional este tema. Pero, no está en la agenda de nadie.

A continuación, comparto con ustedes la situación global de la (in) seguridad en nuestro país.
EL URUGUAY, PARAÍSO DE LOS CRIMINALES
La inseguridad es omnipresente en la vida de todos los uruguayos, por lo menos para aquellos que vivimos en las ciudades. Ni hablar, para los que habitamos en la ciudad de Montevideo. Según datos de la encuesta MPC de setiembre del 2013, el 73% de los uruguayos se siente inseguro, cifra que sube al 81% en la capital del país. Por supuesto que en los barrios más pobres la inseguridad es aún mayor que en Carrasco o Punta Gorda, cuyas mayores posibilidades económicas les permiten una mejor defensa frente a la rampante criminalidad.
Pero, analicemos la INSEGURIDAD desde los distintos factores que la conforman:
ESTADO DE SITUACIÓN.
El año 2016, cerró con más de 300 asesinados y más de 22.000 rapiñas denunciadas. Se cree que se denuncian una por cada 3 ó 4 realizadas. En otras palabras, se cometieron unas 60.000 rapiñas (unas 164 por día, unas 7 por hora, es decir, 1 cada 8 minutos). Aún no tengo los datos del 2015.
Veamos cómo evolucionó la situación desde el último año de la dictadura:
Año Cantidad de rapiñas denunciadas
1984 1547
2001 6.200
2002 8.500
2003 7.000
2004 7.000
2005 9.142
2006 9669
2007 9990
2008 11642
2009 12459
2010 15094
2011 16322
2012 16812
2013 18000
2014 20.097
2015 21.000
2016 22.300


El crecimiento desde 1984 fue de más del 1500%, y desde el comienzo del siglo 21 de más 300%. Además, desde el año 2005 (comienzo de los gobiernos frentistas) la suba ha sido sostenida y sistemática y nunca más bajó. En sólo 3 años del gobierno de José Mujica se denunciaron casi 50.000 rapiñas (es decir, se cometieron unas 200.000, cuatro cada una denunciada).
Para terminar este “estado de situación” criminal, según un estudio realizado por el CINVE (Centro de Investigaciones Económicas) para el BID, LOS EFECTOS ECONÓMICOS DEL DELITO SUPERAN LOS 1200 MILLONES DE DÓLARES ANUALES, LO QUE COSTARÍAN CONSTRUIR UNAS 1200 ESCUELAS Ó 600 LICEOS Ó 50 HOSPITALES TOTALMENTE EQUPADOS. DE ESA ASTRONÓMICA CIFRA MÁS DE 200 MILLONES CORRESPONDEN A LO QUE SE ROBA DIRECTAMENTE DE LOS HOGARES O DE LA GENTE EN LA CALLE Y MÁS DE 400 MILLONES CORRESPONDEN A LO QUE GASTAN LAS FAMILIAS URUGUAYAS EN IMPLEMENTOS DE SEGURIDAD.
CAUSAS.


Un aumento explosivo de la criminalidad (como claramente ha sucedido desde que gobierna el FA) se puede explicar por 3 causas: A) Demográficas, es decir, que en ese mismo período de tiempo la población haya aumentado descontroladamente. No sucedió: prácticamente seguimos siendo los mismos poco más de 3 millones de la salida de la dictadura, y más envejecidos. B) Aumento explosivo de la pobreza: tampoco sucedió. Por el contrario, la dictadura nos dejó con 46% de población pobre y ya en el primer gobierno de Sanguinetti bajó a 21%. Hoy el gobierno nos dice que anda por el 12%. Lo más probable es que sea el doble. De todas maneras, es mucho menos que en el final del “proceso cívico-militar”.
Entonces? Cuál es la causa verdadera? La C) EDUCACIÓN: madre de todo lo bueno y lo malo que pasa en una sociedad. La dramática caída de la educación pública (hace rato pervertida en adoctrinamiento en los niveles terciarios y secundarios) tanto en transmisión de conocimiento técnico como de pensamiento crítico y libertario (en cuanto a conducta individual) es conocida por todos (pero denunciada por casi ninguno). Sin embargo, la tercera gran misión de la educación es la que más está detrás de este “estado de situación criminal”: la transmisión de un sistema de valores (estructurante fundamental de la personalidad y las conductas del adolescente y el adulto) que ha sido claramente destrozado por la influencia de la izquierda en el proceso educativo público desde 1985 hasta vaya a saber cuándo terminará…Entre otros, destrozó el equilibrio entre deberes y derechos en beneficio de los primeros en una postura típica del eterno deseo de ser adolescentes que los caracteriza (Síndrome de Peter Pan), y volvió a las figuras conformantes de la estructura moral en el aparato psíquico (padres, maestros y docentes) en meros “amigos” de niños y adolescentes con las dramáticas consecuencias en por lo menos 3 generaciones de adicción a drogas, fracaso educativo y …criminalidad. Claro que analizar en profundidad este tercer (y principal) factor de la explosión criminal en el Uruguay daría para escribir un libro.
Tan solo aporto cifras oficiales como sustento de lo que afirmé renglones más arriba:
• UNA EDUCACIÓN PARA EL FRACASO VITAL: en los últimos 28 años hemos asistido al mayor “lavado de cerebro” que se conoce en la historia del país. Nuestras jóvenes generaciones han sido educadas para el fracaso, el sometimiento y la dependencia, en una educación pública gobernada por el marxismo que llevó a rajatabla la máxima del pensador comunista italiano Antonio Gramsci de que “la conquista del poder cultural es previa a la del poder político, y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados “orgánicos” infiltrados en todos los medios de comunicación, políticos, de expresión y de la cultura”.
• 25% de los escolares no están capacitados para ingresar al liceo, a pesar de pasar 9 años de su corta vida en la escuela.
• 53% de repetición en primer año del liceo en Montevideo; 40% en promedio en el resto del país.
• 65% no termina el ciclo básico.
• 80% no termina el bachillerato.
• 24% no estudia ni trabaja entre 18% y 25 años.
• 50% no tiene ninguna preparación para trabajar según informe del BANCO MUNDIAL.


• 42% de los estudiantes uruguayos de 15 años no tiene los aprendizajes básicos necesarios para integrarse a la sociedad, según las pruebas internacionales de evaluación. Uruguay es el cuarto país con más repetición de los 65 examinados.
• En el área de lenguaje, el 47% de los estudiantes de 15 años no supera el “umbral de competencia”, mientras que en matemática el 58% está por debajo de ese límite y en ciencias el 43% tampoco lo alcanza. En los países más desarrollados, ese umbral no supera el 20%…
• 72% de los estudiantes de la Fac. de Ciencias no superaron las pruebas básicas del primer semestre.
• 96% de los estudiantes de la Fac. de Ingeniería no superaron las pruebas matemáticas.


ESCENARIO CRIMINAL.
En este escenario, claro, ustedes se preguntarán qué pasa con los “articulitos” de la Constitución que mandatan al gobierno a proteger las “vidas y los bienes” de todos los habitantes de la República (por lo menos, de los que no somos criminales, porque estoy seguro de que hay un alto porcentaje de ellos que, para su gloria, cobran la ayuda del MIDES).
Está claro que estos gobiernos frentistas ni por cerca cumplen con ese mandato. Por desidia, por supuesto, pero especialmente por incapacidad. No tienen idea de cómo enfrentar al monstruo que ellos mismos crearon. Un monstruo que se agranda año a año. Porqué, quién no sabe que en esto de la criminalidad se aplica plenamente la “ley de Murphy”: está muy mal, pero va inexorablemente a empeorar, por más que el gobierno mujicano aplique la misma política informativa que realiza con la inflación , la pobreza, el desempleo, la distribución de la riqueza, etc: es decir, la mentira lisa y llana, y no muestre las cifras reales de asesinatos y rapiñas. Claro que el gobierno no contaba con la existencia de de esta fundación (FUNDAPRO, presidida por el especialista Guillermo Maciel)) dedicada al seguimiento de la acción criminal que lo deja expuesto y lo malhumora al Ministro Bonomi.


Este escenario criminal se completa, obviamente, con la “masa criminal”, es decir, la cantidad de compatriotas dedicado a lo que, claramente, se transformó en una profesión (recuerden los más de 200 millones de dólares por año que roban de hogares y gente en la calle). Cuántas industrias en el Uruguay producen tal rentabilidad? Hay que recordar que esta “industria” tiene pocos gastos: la mayoría son cubiertos también por el robo, como la provisión de armas, por ejemplo. Y la especialización del conocimiento la obtienen en las universidades que son las inhumanas cárceles uruguayas que nos cuestan más de 250 millones de dólares por año para que los criminales salgan más expertos en robarnos y matarnos.
Para lograr tal número de asesinatos (300) y rapiñas (50.000) por año, la “población o masa criminal” NO DEBE SER MENOR A 50.000 ó 60.000 PERSONAS. Es decir que hay el doble de criminales que el total de policías en todo el país. Sin contar a los casi 11.000 que están presos y que en algún momento van a salir (pues acá la mayor pena llega a los 30 años) con un 77% de reincidencia según datos del comisionado parlamentario para las cárceles.
Sólo en el Cerro, en donde viven 330.000 compatriotas (la mayor alcaldía del Uruguay), la seccional de Policía local denunció que hay 183 delincuentes registrados por cada policía de la seccional.
Desde que gobierna el FA han sido asesinados unos 3900 compatriotas, 429 de ellos dentro de las cárceles…
Desidia e incapacidad gubernamental, sumada a una anacrónica justicia, más una cada vez mayor población criminal que profesionalizó y familiarizó la conducta delictiva, configuran un “escenario criminal” dantesco.


CONSECUENCIAS.
Estas cifras, claro está, configuran las terribles consecuencias que los honestos sufrimos día a día de vivir en un país que sin dudas se transformó en un “PARAÍSO CRIMINAL”: una rapiña cada 10 minutos (reales, no solamente las denunciadas) y un asesinato por día.
Pero, en mi humilde opinión, la peor de las consecuencias que, obviamente está ligada a lo que significan estos terribles números, es la SENSACIÓN que este escenario genera: LA DE QUE EN CUALQUIER MOMENTO CUALQUIERA DE NOSOTROS PUEDE SER ASESINADO O ROBADO.
ES TERRIBLE E INHUMANO, AMÉN DE PROFUNDAMENTE INJUSTO EN UN PAÍS CUYO GOBIERNO NOS COBRA LOS IMPUESTOS MÁS ALTOS DEL MUNDO, VIVIR (Y MORIR) CON ESA SENSACIÓN.
Como estadístico que soy, tengo la plena convicción de que todos estamos ante la real posibilidad de sufrir una u otra consecuencia de la acción criminal. En realidad, ya no deben quedar muchos compatriotas que no hayan sufrido una o más rapiñas.
YO DENUNCIO QUE PADECEMOS UNA VERDADERA GUERRA CIVIL EN LA QUE LOS HONESTOS ESTAMOS EN LA VANGUARDIA Y QUIEN DEBERÍA LUCHA POR NOSOTROS ESTÁ EN LA RETAGUARDIA, Y ACUSO AL GOBIERNO DE “OMISIÓN CRIMINAL” POR NO CUMPLIR EN LO MÁS MÍNIMO CON EL MANDATO CONSTITUCIONAL DE PROTEGER VIDAS Y BIENES DE SUS COMPATRIOTAS.
En el Uruguay de hoy, especialmente en Montevideo, prácticamente todas las profesiones se han vuelto de riesgo: ser omnibusero, taxista, farmacéutico, almacenero, repartidor, vendedor, cobrador, kioskero, cajero de restaurantes y autoservices y tantas otras profesiones con las que mujeres y hombres compatriotas se ganan honestamente la vida en realidad puede terminar haciéndoles perder la vida.

Cada día, al despedirnos de nuestros hijos, padres, amigos, esposa o esposo para irnos a trabajar, estudiar o simplemente pasear, puede ser el último de nuestra vida…

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.