¡UN APLAUSO PARA!!!

 

Hace tiempo no sentía la necesidad de trasmitir algunos conceptos por escritos, simplemente rumiábamos pensamientos una y otra vez sin que ellos se aclararan en nuestra mente.

Los tiempos que corren siguen siendo voraces con los hechos del día a día y no nos permite ese tiempo de reflexión que aclara las ideas y surgen las palabras para poder trasmitir algunos sentimientos.

Lamentablemente nos hemos acostumbrados a ponerle precio a todo, ya que en este mundo todo se compra y todo se vende; los grandes números de la economía parecen afectarnos de una forma tal que nos obliga lentamente a dejar de lado las cosas importantes para ir tras las cosas de valor.

Los países tal como pavos reales muestran sus riquezas como coqueteando con el mundo, su cantidad de soldados, tanques, aviones y bombas.

Los que no tienen esto muestran su petróleo, sus gasoductos, sus fastuosas fábricas de lo que sea y de a poco van generando en nosotros el concepto de países ricos y países pobres, por tener o no tener algunas de esas cosas.

Estaba recordandocuando había escrito un artículo que refería del surgimiento de la belleza y me increpaba a mí mismo de donde surgía ésta,mirando como de una pequeña grieta del asfalto surgía una pequeña y delicada flor amarilla.

Como una coincidencia que no es tal, mientras estos pensamientos daban vueltas surgió a mí la vida de Rudolf Nuréyev, el eximio bailarín clásico que enamoro al mundo y llevó calor a los corazones en medio de la guerra fría.

Nacido en Irkutsk, en una gran pobreza, en la ausencia de su padre militar éste y criado por su madre y hermanas surgió en él la belleza en estado puro, la expresión misma de todo sentimiento con el danzar de su cuerpo.

Y esta belleza fue utilizada en plena guerra fría para demostrar la superioridad de uno de los bandos, como del otro surgía Bobby Fisher gran maestro del ajedrez que desde muy niño demostró cómo nace la belleza desde un tablero.

En esa misma época se inicia una carrera, la de llegar a la luna, todos estos hechos son nada más ni nada menos que parte de una guerra que quería demostrar quién era mejor.

¿Y por qué?

Si las guerras se ganan con hombres, misiles, tanques y balas, tomaron tanta relevancia Nuréyev, Bobby Fisher o porqué Yuri Gagarin fue transformado en ejemplo y héroe nacional si estas naciones eran de las más ricas del mundo en territorio, en armamento, petróleo, o lo que nosotros llamamos riquezas.

Porque en definitiva una nación vale por lo que hace su gente, por su arte, por su educación y por sus avances en la ciencia y la tecnología.

Las naciones más ricas del mundo son donde las bellezas surgen naturalmente desde su pueblo, de la educación que sus niños y adolescentes adquieren de su casa y de los centros de estudios, esas naciones que mejoran la vida de sus ciudadanos con la ciencia y la tecnología, y cuidan a su gente igual que a su tierra; la riqueza está en sembrar la semilla para que la flor exprese su belleza no importa el lugar ni el momento.

¡Y a qué va esta reflexión!!!

A que con gran asombro la preocupación de algunos de esos músicos que pudieron expresar su belleza por el mundo nacidos aquí en nuestra tierra nos llenaron de preocupación haciéndonos notar que nuestra Banda Municipal ya no emitía belleza, ya que eso es la música, una de las formas más bella de trasmitir sentimientos.

Y esto no nos preocupa de gran forma porque denota que de apoco nos importa más lo valioso y no lo importante.

La reflexión que queremos compartir es que nuestro Salto y nuestro Nación podrá pasar por las más grandes dificultades, pero seremos ricos ante el mundo y ante nosotros mismos cuando la cultura, la educación, la ciencia y la tecnología sean las riquezas que podamos mostrarle al mundo.

Hoy el silencio, hoy no hay belleza, hoy en algún rincón instrumentos amontonados y partituras cerradas.

Hoy, no hay a quien aplaudir.

 

LUIS ALBERTO GARCIA CAMPOS

Técnico Agropecuario. Docente. Presidente de UTAU

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.