UN SISTEMA DE SALUD MEJOR

UN SISTEMA DE SALUD MEJOR

 

 

Analizamos en notas anteriores el informe antropológico académico de la Facultad de Ciencias sobre la disposición estructural de los servicios médicos de la ciudad, su singularidad, y como eso influyó en la tardía  respuesta asistencial.

No es el único, existen auditorías de importantes empresas extranjeras y nacionales sobre la debida estrategia de cambio organizacional privado, y como ésas son abortadas por intereses profesionales  externos  además de como aumentan los costos de salud y no permiten la mejor gestión de la calidad asistencial.-

Se están produciendo cambios en el mundo, en las organizaciones con tendencias a sus horizontalizaciones jerárquicas, reingeniería de procesos, introducción de políticas de calidad total, orientación al cliente, utilización de la informática y un rol del usuario partícipe.

La relevancia del factor humano es mayor que en cualquier otra empresa de servicios, de hecho su producto final es la recuperación de la salud y su difícil medición lo que las hace distintas. Su gestión es compleja y difícil.-

Es imprescindible entonces analizar la situación de partida, valorar y comunicar la necesidad del cambio, organizar un grupo que lo lidere, generar la visión de una meta a la que se quiere llegar, potenciar el trabajo en equipo, planificar un periodo de transición con resultados a corto plazo e institucionalizar los nuevos procesos.-

Estamos planteando un sistema de salud mejor; no hay una relación directa con los costos invertidos millonarios en dólares en estructuras cuyas finalidades aun hoy no están determinadas y que no han sido socialmente aceptadas, que no conoce de metas ni de logros y menos de expresiones económicas y que si por si fuera poco la ausencia participativa genera cierta ajenidad social.

Las frustraciones actuales entonces confluyen en que se recorrió nuevamente el camino del fracaso, con soluciones importadas, con la ansiedad de concretar algún resultado ,sin poder superar los conflictos de intereses de los actores profesionales, con un gran amateurismo gerencial y de gestión y quizás apuntando a la corrupción de objetivos.-

Deben generarse planes de humanización, de acercamiento a los pacientes, con prestaciones eficientes, oportunas y de calidad.

¿Es tan difícil el cumplimiento de horarios cartelera y el respeto del tiempo del usuario?, ¿es difícil abatir las demoras y la “carrera de obstáculos” para llegar probablemente en meses a una solución quirúrgica? ¿Es posible el control y fiscalización de servicios cuando estos responden a sociedades anónimas que pertenecen a los mismos gestores del sistema? y de ahí en más ¿es posible creer que existan estrategias de “seguridad del paciente”?

Sí; quizás existen individuos que lo han creído, y han manejado con criterios equivocados y “sin libreta”…chocando  los intereses esenciales y sagrados, los derechos humanos a la asistencia digna, con seguros beneficios individuales. El sistema de salud está herido.

Por lo tanto creemos oportuno pensar, o empezar a pensar, sobre iniciar, sostener y difundir reformas administrativas, fundamentales en la gestión de los pacientes, consolidar transformaciones, cambiar los paradigmas actuales y mantener la organización abierta al aprendizaje.-

En tanto la pandemia se debilita, no se debe dejar de pensar en el futuro de la salud y su atención, no puede ser óbice de una excusa para no ver las debilidades del sistema, quizás la pandemia las fotografió, no estábamos ni estamos preparados con un sistema continente.-

Álvaro vero-27/06/20

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.