Senador JORGE LARRAÑAGA: UN POCO DE IGUALDAD, LA GENTE LE GANÓ AL CENTRALISMO


Después de 7 años de lucha de miles de compatriotas de todo el litoral y el norte, reclamando al gobierno frentista la instalación de un IMAE en Salto, la gente le ganó al centralismo que se oponía por cuestión de costos y aparentemente se concretaría la instalación de un IMAE cardiológico en Salto.
Esta lucha, este reclamo, donde se había comenzado una recolección de firmas para lograr este petitorio que nosotros acompañamos hace algunos días en nuestra visita a Salto no hace otra cosa que dejar de manifiesto cuál es la realidad del país.
Quien nace en el interior del país tiene muchas menos oportunidades de todo que quien vive en la capital. Se da lo mismo en Montevideo, en los barrios periféricos, que sufren cuestiones similares a la realidad de acceso a servicios en cuanto a cantidad y calidad que en el interior.
El problema del centralismo no es de discurso, no es contraponer al interior con la capital. El centralismo es una visión cultural que justifica ciertas injusticias y que lo sufren uruguayos del interior y también uruguayos que viven en Montevideo. Es la visión que hace que algunos piensen que algunos otros casi que sobran, que no tienen por qué tener ciertos derechos, donde se miden las cuestiones humanas y de derechos con ecuaciones económicas. Todos pagan impuestos pero no todos reciben las mismas posibilidades.
No podemos ser, como somos, poco más de 3 millones de personas, ser territorialmente un pequeño país y que sus ciudadanos no tengan las mismas posibilidades de acceder a la salud, educación, trabajo, cultura, seguridad y todo lo que hace a igualdad de oportunidades de un ciudadano.
Este IMAE cardiológico debió estar hace muchos años, como debe haber rutas en condiciones, educación terciaria, aeropuertos, CTI, ambulancias y todo lo que puede tener un ciudadano al sur.
Debemos de trabajar para que la gente se quede en el interior, debemos incluso trabajar para que miles que hoy están en la capital sientan que vale la pena irse a una capital departamental, una localidad o al medio del campo. Para ello hay que garantizar derechos, servicios, oportunidades.
Ese país, un país de oportunidades, descentralizado y con las mismas condiciones que hoy existen en algunos barrios de Montevideo, hará de Uruguay un país más armónico, más justo y con más posibilidades de un verdadero salto de calidad para las generaciones que vienen
Mis felicitaciones y reconocimiento a todos los que han luchado por este IMAE. La sociedad toda, agradecida.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.