Desesperación.

Desesperación.

 

Ya a mediados del año 2016 decíamos públicamente que la Intendencia de Salto tenía problemas financieros. Si bien en ese momento sabíamos que se estaba lejos de igualar lo que le había pasado a la anterior administración, sosteníamos que si se seguía por ese camino la comuna iba a quedar sin dinero mucho antes de lo que había quedado la administración Coutinho.

El tiempo nos ha ido mostrando desde esa afirmación hasta el día de hoy que no estamos equivocados.

El mal pago de los haberes a los funcionarios municipales aduciendo errores de contabilidad, el no pago al banco de seguros del estado de cierta cobertura que tienen los propios funcionarios, la reducción de horas a sectores fundamentales como recolección o obras, el atraso en los prestamos sociales de los funcionarios.

Si observamos el capital municipal nos encontramos con una flota de ómnibus municipal prácticamente sin mantenimiento a tal punto que diariamente nos encontramos en las calles de nuestra ciudad con algún ómnibus roto, la no compra de repuestos para la flota de camiones de recolección llegando al límite que en un fin de semana de los cinco camiones que funcionan diariamente cuatro terminaron en los talleres municipales…… y así podemos seguir dando ejemplos de las muestras de la falta de dinero en la comuna salteña.

Pero mas allá de estos ejemplos, hay uno que se ha dado últimamente y es el hostigamiento mediante amenazas por las deudas de contribución inmobiliaria y rural.

Si bien es olbligacion de toda Comuna cobrar los tributos a la ciudadanía creemos que de la forma que se ha salido a hacerlo no es la mejor para nuestra ciudadanía.

En estos momentos podemos decir que se contrato a una empresa sin llamar a licitación a las mismas, sino que se hizo por designación directa.

En un principio y así lo hicieron saber las autoridades de la Intendencia mediante los medios de prensa que se iba a salir a notificar a aquellos deudores que superaran los 50.000 (cincuenta mil pesos uruguayos)

Lamentablemente todos sabemos que una vez más nos han mentido dado que la notificación ha llegado a ciudadanos que deben 1000, 2000, 3000 o tal vez un poco mas de Contribución, no quedándose en una simple notificación sino que las mismas aducen que si no se regulariza en los próximos 5 días pasaran a Clering.

Como lo dijimos anteriormente la Comuna tiene la obligación de cobrar los tributos pero no por eso debe o tiene que  usar mecanismos que asustan a la población y que nuestro entender no son legales.

La Comuna Salteña si bien puede hacer una designación directa contratando una empresa por el periodo (lo cual no es todo cristalino), no puede ni debe permitir que la misma notifique al ciudadano amenazándolo de que si no regulariza su deuda pasaría al clering, dado que para llegar a esa circunstancia se necesita enviar un proyecto a la Junta Departamental y la misma debe aprobarlo con mayorías especiales.

Es más que obvio que la falta de dinero en la Comuna Salteña es tema de todos los días, pero eso no le da derecho a tomar caminos que no son los apropiados.

 

 

Graciela Beppo.

                                                                                                                 Edil.

Partido de la Gente.

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.